Lubricantes en sistemas frigoríficos

En los sistemas de refrigeración el lubricante en el compresor cumple una función mucho mas importante que la “simplemente” lubricar rodamientos y sellos. También sirve como barrera entre los gases de descarga y de aspiración, evitando así la recompresión del refrigerante; ayuda a mantener la temperatura del proceso de compresión en niveles aceptables, por lo que podría decirse que también funciona como refrigerante; además, permite atenuar el sonido generado por todas las piezas
móviles dentro del compresor.

Por otra parte, es importante resaltar que una porción del aceite utilizado viaja con el refrigerante por todos los equipos y componentes del sistema frigorífico (condensador, evaporadores, elementos de control etc.). Cualquier descomposición del lubricante puede generar bloqueo en válvulas y equipos de control lo que podría traer consecuencias graves a la operatividad y seguridad de la instalación.

Por estas razones se debe utilizar lubricantes que garanticen su estabilidad química en presencia del refrigerante y cualquier material con el que pueda estar en contacto, así como el mantenimiento de sus propiedades físicas tanto en bajas como altas
temperaturas.

A continuación destacamos algunos efectos comunes de la utilización de lubricantes inadecuados:

  • Aumento excesivo de la temperatura de descarga. La viscosidad del lubricante en un sistema frigorífico disminuye principalmente por dos factores: aumento de la temperatura a la que esté sometido (Comunes en la etapa de descarga de cualquier compresor) o disolución excesiva del refrigerante en el lubricante. Esto afecta, principalmente, su capacidad de
    sellado. Ante esta situación parte del gas de descarga retorna a la cámara de aspiración, produciendo una re compresión del refrigerante y, con ello, aumento de temperatura de descarga. Ante períodos prolongados bajo este régimen de trabajo podemos llegar a apreciar un cambio de coloración del lubricante, llegando incluso a tornarse negro, producto de la presencia de restos metálicos del compresor y sus componentes.
  • Perdida continua de refrigerante (Especialmente en equipos de NH3). Algunos lubricantes reaccionan con materiales elastoméricos comúnmente presentes en los sellos y juntas de válvulas y compresores de amoníaco. Esta reacción debilita el material y ocasiona fugas continuas de refrigerante.
  • Reducción constante del nivel de aceite en los compresores. Ante condiciones de trabajo normal un lubricante inadecuado puede vaporizarse en la etapa de compresión, debido a las altas temperaturas, y migrar constantemente al sistema, lo que produce acumulación de aceite en tanques de baja presión y dificultades para retornarlo a los compresores.


Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies